El otro día , en el cumple de Martha, hubo tres comentarios que hicieron mis tías, uno detrás del otro como si vinieran hilvanados, que me sorprendieron. Teniendo en cuenta que ellas son de una generación anterior a la mía, y que andarán rondando entre los 75 y los 80, dio para pensar:

1) “ya vas por el 4º” … más allá del número y su cuenta, me impresionó la cara con que me lo dijo.

2) “hacés bien, mejor es con cama afuera” …. con cara de superada, y un poco de picardía, y

3) “y yo que tuve un solo hombre en mi vida” ….no pude saber si eso era bueno o era malo, si lo decía con pena por ella misma o compasión por mí.

Y me quedé pensando en cuanto importa un hombre en mi vida, y en los que pasaron y dejaron alguna huella, algunos más, algunos menos.

Creo que todo es mejor de a dos. Lo bueno, compartido es mejor, y lo malo, mas llevadero. Claro que encontrar la persona con quien se pueda compartir lo bueno y lo malo, las cosas chiquitas y las grandes, lo cotidiano y lo especial, no es fácil. Menos, en esta etapa de la vida, cuando todos (según dice mi amigo el Osito) estamos un poco chapita.  Quizás uno se pase la vida buscando, creyendo que la encontró y dándose cuenta que no. No sé. Es un misterio.

Mientras, uno le da de que hablar a las tías.

Anuncios