Mañana cumple mi padre, 80.

Y mas allá de lo que significa que mi padre cumpla 80, que es otro tema, me acordé de cuando cumplió 75 y lo festejamos, otro 24 de mayo, igual que ahora.

Hubo una fiesta importante, con familia y amigos. Hubo una empresa que preparó la cena, hubo mesas y sillas alquiladas. Hubo gente que ya no está, y hubo gente que en estos días se está yendo. Todos cinco años mas grandes. Es la vida.

Yo estaba saliendo con el abogado, aunque era cosa de salir y nada mas.

Me acuerdo que ese dia me llevó el Osito, que de casualidad iba para San Isidro. Llegué mas temprano, y ayudé en lo que hacía falta. La cena transcurrió según lo esperado, y el final fue insólito y emocionante. Habíamos hecho un juego en el que los chicos se disfrazaron, y mas allá de aquel al que lo delataba la altura, era dificil saber cual era cual. Papá tenía que adivinar cual era cada uno, y si perdía, prenda.  La prenda fue cantar la Marcha de San Lorenzo, a las doce de la noche.

Y fue emocionante, no sé porque pasan estas cosas, en las que algo toca una tecla y se disparan emociones, sensaciones y recuerdos que uno ni siquiera sabe que están guardadas, y sentí que se me erizaba la piel. Y no me pasaba solo a mi. Frente a la mirada sorprendida de los chicos ante tanta euforia nacional, todos parados cantamos la Marcha de San Lorenzo, como cuando teníamos 10 años y era lo mejor de un acto del colegio. La Marcha de San Lorenzo era lo mejor del acto.

En estos cinco años, pasaron muchas cosas. Dejé de ver al abogado, porque me había separado sabiendo que quería una pareja real y esa no lo era.  Estuve dos años con el sicópata, hasta que después de muchas idas y vueltas, la última ida fue sin vuelta. Cambié de trabajo, y di un paso adelante. Empecé terapia. Nos fuimos de viaje de egresadas con las chicas del colegio (…las chicas?? …dirían mis hijos),  en una experiencia increíble y alucinante,  y no por el porro. Conocí a elhombrequeamo, y me enamoré como nunca. Descubrí que bien se puede estar en pareja y supe lo que es mirar a un hombre y sentir que te desborda la ternura.

Ví crecer a mis hijos. Me despedí con tristeza de la novia del colegio, y le di la bienvenida a milady. Ví como mi hija se hizo mujer, mas allá de lo físico. Vi morir a la tía de mis hijos. Vi como cosas a las que les dediqué tiempo y esfuerzo se desintegraron. Dejé de estar enojada con mi ex, para sentir que de los 19 años que viví con él solo quedaba indiferencia y la pregunta rondándome de como pudo ser tanto el tiempo que estuvimos juntos y tan poco lo que quedó.

Fueron cinco años,  intensos y fuertes. Que papá cumpla 80, es otro tema.

Anuncios