Hay un dicho por ahí que dice:  “madre hay una sola“.

Dos de los monstruos, los mas chicos, se fueron a Córdoba a ver al padre. Ayer, diez y media de la noche. Fueron solos a la terminal, yo tenía una clase y no podía acompañarlos.  

Antes de irse, hablaron por teléfono con mi madre, por eso ella ya sabía que yo no los acompañaba para despedirlos…. pobres criaturitas,  se fueron solos (22 y 19 años).

Esta mañana, llamado: 

Mamá: Se fueron los chicos?

Yo: si, anoche, a las 10 y media.  (….no hablaste anoche con ellos diez minutos antes de que se fueran???…

Mamá: Los acompañaste a la terminal?

Yo: No… sabés que tenía clase ( ….no te dijeron que yo estaba en la clase y que se iban solos…???)

Mamá: mmmmmm!!!!… que mala madre!….

Yo: …. (1, 2, 3, 4, 5, 6….184….)

La variante hubiera sido que yo le dijera si, se fueron anoche y los acompañé a la terminal. Entonces ella hubiera dicho: como??? si yo hablé con ellos anoche y me dijeron que no ibas!!!).

Estos son los momentos en que creo que la oración de San Francisco se refiere principalmente, a mi madre:

Señor, dame Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar.
Fuerza para cambiar las cosas que si puedo, y Sabiduría para reconocer la diferencia.

Dicen que madre hay una sola… dos sería demasiado.

Lo bueno, es que es como un libro abierto sobre las cosas que uno, como madre, no tiene que hacer.

Anuncios