A veces pasa, que nos sentimos en la cresta de la ola. La vida nos sonríe…. los días no solo son amables, estamos en sintonía con el universo, con la pareja, con la familia, el trabajo y el mundo que nos rodea en general. Nos sentimos creativos, inteligentes, fuertes, capaces. Tenemos la palabra correcta en el momento justo, nos felicitamos de lo bien que resolvemos las cosas. Creemos que este es nuestro mejor momento, Y si algún tonto dice por ahí que la vida es perfecta y que solo hay que saberla vivir, íntimamente pensamos que si, claro, es así… vení que te cuento!. Funcionamos como si tuviéramos los altavoces al mango, y un switch en “feelings ON”.

Malas noticias: esto  ya va a pasar!

Pero de golpe, no sabemos si porque hubo viento norte muy fuerte,  un terremoto en Japón,  chocaron dos asteroides, o una conjunción estelar nefasta,  todo parece darse vuelta. Lo que hasta ayer era perfecto, sintonía pura… ahora no fluye. No hay universo, familia, pareja ni mundo que nos contenga. No sabemos qué pasa, todo nos cuesta.  No somos tan capaces, ni inteligentes ni fuertes como pensábamos. Si pudiéramos, pondríamos “feelings OFF”, y haríamos la plancha hasta que el momento pase y podamos recuperar la sintonía, aunque más no sea con nosotros mismos.

Buenas noticias: esto también va a pasar!

No hay nada como el tiempo para pasar. (Lo dijo Vinicius de Moraes)

Solo se trata de vivir
esa es la historia
con la sonrisa en el ojal
con la idiotez y la cordura de
todos los días,
a lo mejor resulta bien.

Solo se trata de vivir, esa es la historia!

Anuncios