Cómo puede un funcionario del gobierno pensar, decir y difundir que hay personas (no identificadas) que son “mercaderes de la inseguridad amparados en la multitud y sobre la desgracia de la gente”, que nos alerta porque “cada vez con más frecuencia aparecen los pícaros, verdaderos mercaderes de la inseguridad que confunden a la gente…”.

Este tipo, Stornelli, que se dice ministro de seguridad… ¿de seguridad? … ¿estará mirando otro canal? ¿vivirá en otro país? ¿Se animará a caminar solo por la calle?

No quisiera ser la madre, la esposa, la hija ni la hermana de esta persona… ¿cómo podrán vivir estando al lado de ese personaje, no se les caerá la cara de vergüenza?

Pero alguien lo puso ahí arriba, y le dio el poder.  Nosotros.  Esto también me da vergüenza, y no ajena, por acción u omisión… Nos estamos matando entre nosotros.  ¿Algún día aprenderemos a hacer algo?

Anuncios