Finalmente, llegó el día en que el monstruo partió.

Después de la primera fecha prevista, con pasaje en la mano y valija hecha, la empresa por la que iba a viajar, Air Comet, quebró!….  Shit happens!!!! … un trabajo extra, un poco de ayuda familiar, un pasaje nuevo, una vela puesta al santo de las aerolíneas,  y esta mañana, un mes después de lo previsto, se fue.

Pensando mucho en todo lo que implica esta partida, el porqué de esta mezcla de tristeza y satisfacción, supongo que entran  muchas cosas en juego. Satisfacción por él , porque va en busca de sus sueños y se juega por ellos.  Y la tristeza, además de la distancia, no será un poco porque los chicos crecen y en la misma medida crecemos nosotros, y es como tomar conciencia: ya estamos muy grandes??? Por más que uno se sienta y parezca joven, es como un espejo que nos pone la realidad delante de los ojos. Nosotros más grandes, mis padres más viejos, los hijos se van… Es el cierre de muchos ciclos, y sin pensar que esto sea malo, es la vida,  es empezar una etapa nueva. Es el primer movimiento fuerte, contundente: el fin de una época. Será la inercia, todo cambio provoca un poco de miedo y algo de incertidumbre, hasta que uno se pone en movimiento, y ya está. Arrancamos.

Al mismo tiempo que pasaba todo esto, y en otro orden de la vida, comprobar que lo que mata no es el calor ni la humedad, sino la incertidumbre, hasta que uno se confronta con la verdad. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio, dijo Serrat, y hay que acomodarse a una nueva situación. Otra vez… shit happens!!! … y no estoy de acuerdo con Serrat, la verdad también puede ser triste. O sea, tendría que volver al primer post de este blog y cambiar aquella parte donde dice que tengo una pareja sui generis…   la verdad superó a la imaginación y manejando las  realidades,  también llegó mi momento de cerrar ese ciclo. Fin.

Lo que si tengo es mi vida por delante, y la convicción de que lo que está por venir va a ser mejor,  que siempre que se cierra una puerta se abre una ventana, solo es cuestión de darle la posibilidad  … Una vez más!

La vida es movimiento, y aunque a veces uno se resista, no puede contra ello. Dejarse llevar, aceptarlo, darle la mano a los cambios, hacerse amigo de las emociones que sean que nos alcancen, aunque duelan,  y ponerle mucha onda hacia delante.

Lo mejor es lo que está viniendo … basta con que uno lo sepa.

Anuncios