Qué tema el amor!!!

Sería bueno saber qué es el amor, de qué habla cada uno cuando habla de amor, porque hay tantas definiciones y puntos de vista como personas!… Y aunque pareciera que todos pensamos lo mismo, queremos lo mismo y buscamos lo mismo, la realidad nos enfrenta una y otra vez y nos estrella contra una pared … a todos!  alguna vez, una o muchas, ¿quién no lo habrá vivido?… ¿padecido?

Algunos dicen que el amor implica riesgos y cambios… si pensamos que el amor en la vida de cualquiera suma y no resta… ¿el riesgo será el de salir herido, y el cambio, lo que viene a partir de ese momento?  Qué es lo que genera el cambio es un misterio. A veces un hecho al pasar, una palabra mal dicha, una gota de agua que rebalsa un vaso, el viento norte cotidiano, o reconocer que el otro no es la persona idealizada sino un simple mortal imperfecto y humano, como nosotros mismos,  al que bajamos del pedestal de un hondazo:  Lo perfecto es enemigo de lo posible. Otras veces tontería pura, porque sí, porque aparece el aburrimiento, o porque alguno quiere más o algo distinto y le gusta el cambio. O simplemente porque estas cosas pasan: nada dura para siempre, queramos o no.

¿Es lícito cambiar? Todos cambiamos, no somos estacas clavadas en el suelo, dicen que los únicos que nunca cambian son los tontos y los muertos… ¿A quién no le habrá pasado?

Pero es en este ámbito, en el que más habría que cuidar al otro, donde más se miente…. ¿Quién no habrá hablado de lealtad, y también divagado montones sobre la fidelidad, que no es lo mismo, aunque vayan de la mano, y llegado ese momento,  no le queden rastros ni de una ni de la otra?

Las veces que me dijeron: vas a ser la primera en saber si siento que esto no va más, esto si hubiera sido lealtad! … fui la última en enterarme!. Todos habremos hecho esto alguna vez, una cosa es verlo desde afuera, y otra estar ahí dentro…aunque con el tiempo, ¿los años? se va aprendiendo.  Sé que hubo veces que tampoco fui leal conmigo misma. No hay peor mentira que cuando uno se miente a si mismo.

Entonces, sabemos que se puede cambiar, que nada es para siempre, y que dura mientras hay dos que tengan ganas. De que depende que las ganas se mantengan, será de cuánto le importe a cada uno el otro y lo que construyó, si es que siente que construyó algo, y de las ganas de mantener en alto lo que tiene. Quizás esto hable de cuánto sea amor y cuánto sea otra cosa, que puede ser cualquier cosa menos amor.

Que no se ponga la luna de miel, diría Sabina, y acá hay un poco o mucho de magia, pero también hay empeño, entre tantas otras cosas: empatía, generosidad, alegría, paciencia, ternura, y amor, en vez de cualquier cosa… Nadie dijo que iba a ser fácil. Cuidarse uno, y cuidar al otro, si realmente nos importa, ¿no es lo mejor que tenemos?

Vos, ¿de qué hablás cuando hablás de amor?

Anuncios