La mayoría de la gente se engaña mediante una doble creencia errónea: cree en el eterno recuerdo (de la gente, de las cosas, de los actos, de las naciones) y en la posibilidad de reparación (de los actos, de los errores, de los pecados, de las injusticias). Ambas creencias son falsas. La realidad es precisamente al contrario: todo será olvidado y nada será reparado. El papel de la reparación (de la venganza y del perdón) lo lleva a cabo el olvido. Nadie reparará las injusticias que se cometieron, pero todas las injusticias serán olvidadas. Milan Kundera, La Broma

 

Todo será olvidado. Aún lo que nos parecía sublime, inolvidable, inamovible, perfecto, o grabado a fuego, se desvanece. Eso que pensábamos que nos iba a acompañar por los siglos de los siglos, desaparece. La verdad nos llega sola: no era lo sublime, inolvidable ni especial que creíamos, aunque lo que si era perfecta era nuestra fantasía. Un día nos encontramos sabiendo, además, que no valía tanto, ni siquiera una sola de las lágrimas que quizás lloramos.

Si uno tiene el umbral de frustración relativamente alto, es poco compañero del miedo, y tiene la certeza (si es que existen las certezas) de que algo habrá aprendido en el camino …  quizás sea esta creencia, esto no nos va a volver a pasar, aunque pueda ser falsa, la que nos anime… Living la vida loca… vamos por más!

¿Qué sería de nosotros si no existiera el olvido?  Y vos… ¿cómo te llevas con el olvidar?

Anuncios