Seis grados de separación es una teoría que intenta probar el dicho de “el mundo es un pañuelo”, dicho de otro modo, que cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios (conectando a ambas personas con sólo seis enlaces). La teoría fue inicialmente propuesta en 1930 por el escritor húngaro Frigyes Karinthy en un cuento llamado Chains. El concepto está basado en la idea de que el número de conocidos crece exponencialmente con el número de enlaces en la cadena, y sólo un pequeño número de enlaces son necesarios para que el conjunto de conocidos se convierta en la población humana entera. Wikipedia.

Hace poquito, por esas cosas de la vida, conocí a alguien, Mr. X, de pura casualidad.

Las pocas veces que lo vi, me pareció una persona encantadora, de esas con las que uno inmediatamente siente que hay sintonía que fluye y una conexión especial.

Charlando sobre cosas propias de cada uno, descubrimos que allá lejos y hacía muchísimo tiempo teníamos un grupito de gente que nos sonaba en común, y quizás, aún sin habernos conocido, habíamos andado por lugares cercanos, pero 30 años después, no teníamos ningún nexo, la vida nos había llevado por caminos totalmente distintos. Todo lo que contó de si mismo, parecía real, y quizás, en honor a aquellos años y por la sola mención de gente que me era remotamente familiar, aunque mas no fuera por el nombre, automáticamente me hizo confiar y creer en cuanta cosa dijo.

Todo su discurso parecía perfecto. Asombrosamente perfecto.

Pero de pronto, dijo algo que hizo sonar una señal de alerta, o despertó esa intuición o sexto sentido que todos llevamos dentro. ¿Qué fue? … imposible saberlo, no lo puedo precisar. Por primera vez, puse su nombre en el Google, y para sorpresa mía, no había un solo registro de esa persona. Esto no coincidía para nada con todo lo que habíamos hablado, pero pensando que no es obligatorio que esto pase, sé que hay gente muy cuidadosa en este sentido, dejé a un lado cualquier suspicacia mía.

Al día siguiente, recibo un mensaje, vía facebook, de un amigo de aquella misma época, mil años atrás, con quien solo nos une el ser ex alumnos del mismo colegio, y no tenemos mayor contacto, salvo sabernos amigos por el FB. Me preguntaba si nos veríamos en el próximo evento de ex alumnos del colegio. (1° grado).

Le contesto,  y de curiosa o aburrida, por primera vez entro en su perfil y miro su grupo de amigos. Encuentro a alguien con el mismo apellido de una de las pocas personas nombradas en una de esas increíbles charlas con Mr. X.  (2° grado)

Entro en el perfil del amigo de mi amigo, y encuentro a su hermana, la persona nombrada (3° grado).

Entro en el perfil de la hermana del amigo de mi amigo, y encuentro a alguien con la misma cara de Mr. X, pero con otro nombre (4° grado). ¡Qué raro!… ¿¿¿Que raro???

Ahora si, copio el nombre del amigo de la hermana del amigo de mi amigo en el Google, y aparece una vasta información,  bastante comprometida (5° grado).

Con todos estos datos conozco de pronto su nombre real, que nunca había dicho, el colegio a donde fue, que si me había dicho, cosas que hizo, cosas que hubiera querido no saber, y muchos detalles, algunos relevantes, otros impensados, pero en la suma, detalles de alguien con quien, de haber sabido todo lo que supe en ese momento, hubiera tenido más reparos y menos confianza. Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía, hubiera dicho mi madre, aún antes de saber todo esto, de pura desconfiada que es, y pensé que quizás esta vez, ella hubiera tenido razón.

Con uno de esos datos que leí, recordé a una amiga (1° grado), que tiene otra amiga (2° grado), que tiene un hijo (3° grado) que trabaja donde Mr. X dijo que trabajaba (4° grado), quien confirmó toda la información que aparecía por el Google y aportó otros datos. Terrible! En media hora, y desde la comodidad de mi computadora, supe de 30 años de la vida de una persona.

El mundo es un pañuelo… la vida nos cría, internet nos amontona! La intimidad es algo que poco a poco va quedando en la nada, y no importa cuán bien queramos escondernos, tarde o temprano, sea por nosotros mismos o porque alguien lo haga por nosotros,  la verdad, por más cruel que sea o por mucho que se oculte, sale a la luz.

Alan Parsons Project cantaba Eye in the skyGran Hermano es un show en la TV… pero la realidad supera cualquier fantasía.

Casi todos aparecemos. Y a vos… ¿qué te produce saber que de alguna manera podés estar expuesto, mucho más de lo que te imaginás?

Anuncios