Mi familia, es una familia enorme, y de alguna manera algo así como hiper-católica.

Suena el teléfono, y es el monstruo, allá  a lo lejos.

Ustedes si que son gente rara… pasar la Navidad con el ex-esposo… solo ustedes cuatro  y dos amigos judíos!

La carcajada y la risa que siguió quedó resonando en el teléfono, y también la charla, donde terminamos riéndonos  mucho de nosotros mismos, de él, de mi,  y de esta familia que supimos conseguir. Escucharlo reír, así a la distancia, hace muy bien!

Que el año que termina, termine bien, y que el que empieza esté lleno de todo eso que es bueno para cada uno, de una manera muy especial!

FELIZ AÑO PARA TODOS!!!

Anuncios