Mi madre, mujer de fuertes convicciones, a quien quiero muchísimo, nunca  deja de sorprenderme. Más de una vez me siento perpleja ante su manera de ver las cosas y su mundo, siempre partiendo de la base que cada uno ve la realidad según el color personal del cristal con que la  mira.

Así, a lo largo de todos estos años desde que nos conocimos, que ya son muchos, fui descubriendo su particular filosofía de vida, lo que no dejó de ser un arduo trabajo para mi. Según ella, todo lo bueno que tengo o hice en mi vida, es mérito de ella, porque fui bien criada y es reflejo de lo que muy bien supo transmitir, y todo lo malo que tengo, hice, o me pasó, es mérito mío, y de nadie más. Ella es la adjudicataria de mis logros, y yo la de mis fracasos. Así de simple y sin derecho a réplica.

Uno, que algo de coherencia cultivó en la vida… una virtud heredada de mamá, obvio!… supuso, entonces, que para ella y con el mismo criterio, todo lo bueno que tienen o hicieron los monstruos con su vida, fue mérito mío…lo bien que los crié!…y todo lo malo fue mérito de ellos!… a  ver si se hacen cargo!!!…pero con asombro y un poco de perplejidad veo que en este caso particular … mamita sabe!… no es así!… no señor!!!  Confundido … sería algo así como la excepción que confirma toda regla: Todo lo bueno relacionado con ellos, podría llegar a ser mérito mío pero todo lo malo… también!!!!… porque fue responsabilidad, culpa y resultado de mi proceder. Y así, a lo largo de todos estos años, independientemente del grosor de lo que pasara en la vida de ellos y por mínimo que fuera el hecho, la responsabilidad era mía, y obviamente esperable después de un divorcio…¿qué otra cosa pretendías?

Pero de golpe, parece que hubo alineación planetaria, y de ser la mala de la película, ahora estoy a un paso de poder ser wonderwoman:  que bien que los crié!!!… porque el monstruo que está lejos, solo y sin ayuda, va logrando sus propósitos uno tras otro, cumpliendo metas y mandatos familiares (¡pobre hijo!)… el monstruo del medio, que tiene ahora un buenísimo trabajo y novia anda por la vida desparramando alegría y felicidad, y la más chica, después de haber trabajado y estudiado muchísimo durante todo el año, se va de viaje a visitar al hermano, hasta acá íbamos bien,  junto con el novio. ¡Cómo?…  ¿Con el novio!!? … pone el grito en el cielo mi mamá… ¿Te parece? ¿La vas a dejar ir? ¿Mirá si pasa algo? … No le di el gusto de pedirle que definiera algo.

Y así me pregunto, si esto de ser padres, no es una de las aventuras más grandes de la vida! ¿Cómo creemos que somos…y cómo nos ven los hijos en la realidad?  Los monstruos me dicen… madre hay una sola…  Menos malImaginate dos como vos!!!!! Imposible pensar dos como mi madre. Pero no dejo de sentir y de saber que en el reparto de padres, con lo bueno y lo no tan bueno, y muy agradecida a la vida, fui gratamente favorecida!

Y a vos, ¿cómo te fue en tu relación con tus padres?

Anuncios