5 de mayo, 2008 …. o sea 5 del 5, y el 5 es mi número, porque no empezar hoy?

Soy Ana, tengo 49, y una vida. Tengo además, mucho por lo que agradecer. Nací con una estrella de buena suerte, y no me puedo quejar.  Mirando hacia atrás, todo se me dio facilmente. Cuando parecía que las cosas iban mal, y que todo se iba en picada, de alguna manera se resolvieron bien. Siempre caigo parada, como los gatos, y las cosas que podrian haber torcido mi vida, pasaron rozando sin llegar a tocarme. Es como si la buena suerte me acompañara. Siempre.

Estoy en el trabajo, y me aburro a lo pavota, dia tras dia. Pero el trabajo es cómodo, estoy tranquila (demasiado tranquila???), no estoy ni al 15% de mi potencial, pero gano bien. Tengo un espacio de trabajo relativamente cómodo, mucho mas que los demás, casi hasta con cierta privacidad… pero. La opción es deprimirme, aburrirme mal, protestar cada minuto, o escribir un blog en mis ratos de ocio. Mejor escribir un blog. No sé si alguna vez alguien lo va a leer, al menos lleno mis horas. Who knows?

Tengo tres hijos, dos padres con todas las pilas, un hermano hipercatólico e hipercativo,  una pareja sui generis y un hombre al que amo. Dos ex-maridos, uno que ronda y otro que no, algunas ex-parejas, algunas amigas (pocas), una profesión que abandoné, y muchas ganas de hacer algo y sentirme bien.

Todavía no encontré que es “algo”.

Del futuro, me preocupo, pero no mucho….ya lo dije, siempre caigo parada. Sabiendo que nada es seguro en la vida, y que las cosas pueden cambiar de un momento para el otro, para bien o para mal, no creo que tenga mayores problemas.

O sea, solo me falta encontrar lo que sea que llene mi vida, fuera de mis hijos, mis afectos y mis amores. Eso que me haga levantar contenta a la mañana, que me motive, me divierta y me permita vivir mejor que ahora. Lo que sea.

Y también la respuesta a un montón de preguntas, porque hasta ahora, y a pesar de todo lo bueno, vivo pensando que en esta vida, hay algo que no funciona bien, que está mal pensado, que no puede ser que de esto nomás se trate la vida.

Algunas veces pienso que si tuviera que escribir mi epitafio, sería “Ana, la que siempre buscó, sin saber lo que buscaba”.

Esa soy yo.

Y ahora, me pongo a trabajar.

Terminando el  2009: según fueron pasando los meses, varios, …. comprobé que lo que mata no es el calor ni la humedad, sino la incertidumbre, hasta que uno se confronta con la verdad. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio, dijo Serrat, y hay que acomodarse a una nueva situación:  cambia  aquella parte donde dice que tengo una pareja sui generis…   la verdad superó a la imaginación y manejando las  realidades,  llegó mi momento de cerrar ese ciclo. Fin.

Lo que si tengo es mi vida por delante, y la convicción de que lo que está por venir va a ser mejor,  que siempre que uno cierra una puerta se abre una ventana, solo es cuestión de darle la posibilidad  … Una vez más!

Por lo demás…. La búsqueda continúa!