You are currently browsing the tag archive for the ‘cosas que pasan’ tag.

Feriado por la mañana en Buenos Aires. Después de una noche en la que el cielo se vino abajo, la lluvia inundó otra vez la ciudad, otra vez y van tantas!!!. Me desperté temprano con la agradable novedad: no había luz en mi casa, no me quedaba batería en el celular, sin computadora, sin teléfono inalámbrico y con muchas cosas pendientes por hacer.

Siempre hay un bar amigo en el barrio  que por suerte tiene luz, wifi  y la tele prendida. Llego  y me instalo en una mesa cercana a un enchufe y pido un café, saco la net, el celular y los cargadores y conecto las dos cosas. Mientras miro la tele me entero: otra vez la inundación, calles que son ríos, autos a la deriva, algunos amontonados unos arriba de otros, gente caminando con el agua a la cintura, cinco muertos por el temporal.

El bar está casi vacío, es muy temprano, pero poco a poco empieza a caer gente, todos se sientan mirando  hacia la tele, y se van enterando igual que yo, estamos en la misma.  Algunos hablan por teléfono, sin querer se escuchan las conversaciones ajenas: no hay luz, la ciudad está complicada. Suena mi teléfono, que todavia no terminó de cargarse, y es la más chica de los monstruos: el auto de su papá está a la deriva con el agua hasta el capot. Sigue llegando gente, y a esta altura de la mañana el bar está casi lleno. Varios están con computadoras. El resto leyendo el diario,  mirando fijo el monitor de la tele, o mirando al vacío, perdidos en sus pensamientos.  Nadie se habla, aunque haya varios en la misma mesa. La cara de aburrimiento  es el común denominador. Sigo en lo mío, el bar ahora está lleno. Unas mesas más allá, un vecino mío, no me saluda en casa si no es por obligación, menos me saluda acá, se hace el que no me ve y no saca la vista de la tele. Un señor más al fondo se levanta enojado y se acerca  al mostrador, grita y gesticula, de pronto todo el bar se sacude la modorra y concentra la atención en lo que está pasando, aunque nadie entiende nada. El señor vuelve a su mesa refunfuñando, y cada uno a lo suyo. Parecía que se iban a las manos, pero no. Algunos se van yendo, y llegan otros, los del bar no dan abasto.

inundacion 3

1687165w533

Fotos de La Nación, cerca de mi casa

Pasan las horas y vuelve a diluviar. Sobre llovido, mojado. No parece que vaya a cambiar algo, ni acá ni en mi casa. Pienso en los que están todavía con el agua al cuello, la casa destruida, los autos arruinados, o sorpendidos por la muerte, y no tener luz y tener que quedarme varada, resulta insignificante.

Alguna vez escuché por ahi decir que si alguien quisiera conquistar Buenos Aires, no haría falta tirar  una sola bomba, bastaría con llenarla de agua.  No parece una idea muy descabellada, y ya sabemos lo que viene ahora. Adjudicar responasabilidades,  echar culpas, justificarse, y en pocos días solo será algo que pasó. Mientras, saldrá el sol otra vez,  algunos nos vamos a olvidar de esto, habrá sido una tormenta y nada más,  algunos lo lamentarán de por vida, y para la gran mayoría solo será cuestión de esperar que pare de llover.

Mañana será otro dia.

Pasaron por acá:

  • 134,920 Visitas

En que mes andamos

marzo 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Páginas

Me encontrás acá:

ana_2059@hotmail.com

Fue en el mes de:

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 45 seguidores