You are currently browsing the tag archive for the ‘Madres!’ tag.

En mi casa, no me acuerdo de haber tenido penitencias importantes, salvo una, mortal, la penitencia! que me marcó para toda la vida, y es otra historia.

Mi madre, cual sargento de regimiento, manejaba a la tropa con la mirada. Y no era que la tropa fuera enorme, éramos solamente dos.  Sin gritos ni aspavientos.  Como mucho, si nos pasábamos de la raya, podíamos ligarnos un tremendo pellizcón mientras mascullaba algo en voz baja.  En realidad, creo que tuvo suerte, por más que ella se adjudique todo lo buenos que fuimos mi hermano y yo. Lo bueno, fue gracias a ella, lo malo, fue mérito nuestro.

Muy tranquilos, no sé si por genética o por la vigilante mirada de mamá, jamás una travesura importante, jamás una rateada, jamás un aplazo, jamás una materia a diciembre. Nunca un cigarrillo a escondidas. No sé cómo habrá vivido mi hermano esa época, ser varón era distinto, aunque si coincidimos en la severidad.

Hasta los 10 años fui a un colegio mixto. No creo que fuera demasiado malo en conducta… ¿cuán malos se podía ser 40 años atrás??…  a lo sumo en alguna hora libre alguno se habrá parado arriba de un banco, y eso era todo. Pero a mi madre, que en esa época se le dio por estudiar inglés, su profesora le sugirió …¿por qué no me mandaba a aquel otro colegio, que era mejor, más exigente, más importante, más british… más todo?

Para mi madre, haber estudiado inglés o ikebana, hubiera sido lo mismo, lo hacía por ocupar sus ratos libres y hacer algo fuera de la casa. De haber estudiado ikebana quizás hubiéramos terminado con una sequoia enana en el jardín … pero no, mamá estudió inglés y si, Mrs. Hampton…. a mi me cambiaron de colegio!

Cambio de colegio, cuando se tienen 10 años, es importante. Cambio de colegio mixto a colegio de mujeres, todos sabemos que a los 10 años las mujeres pueden ser muy difíciles, es más importante todavía. Nadie me preguntó mi opinión, si quería, si me animaba, si me importaba.  No se hacía. Simplemente un día, a los 10 años recién cumplidos, aterricé en colegio nuevo.

Las nuevas de ese año, éramos dos.  Marcela, que era rubia, de pelo largo, lacio y flequillo envidiable, y yo, que ni siquiera sabía como tenía el pelo, tan peinada iba con dos colitas y el pelo tan pero tan tirante que no se me escapaba ni un pelo. De flequillo, ni hablar.

Pasé la primera mitad del tiempo que me quedó de colegio tratando de adaptarme, y el resto, de ser una más. Con el tiempo supongo que me adapté, y haciendo un balance final, fue bueno, pero sé que fue un cambio clave en mi vida, que condicionó mucho de lo que vino después.

No tuve ni tiempo ni oportunidad para portarme mal.

Dear Mrs. Hampton and  your piece of advice!!!! …. si usted supiera!!!!! …y LA PENITENCIA,  la cuento otro día.

Y vos,  ¿cómo fuiste de chico?

 

 

Anuncios

Hay un dicho por ahí que dice:  “madre hay una sola“.

Dos de los monstruos, los mas chicos, se fueron a Córdoba a ver al padre. Ayer, diez y media de la noche. Fueron solos a la terminal, yo tenía una clase y no podía acompañarlos.  

Antes de irse, hablaron por teléfono con mi madre, por eso ella ya sabía que yo no los acompañaba para despedirlos…. pobres criaturitas,  se fueron solos (22 y 19 años).

Esta mañana, llamado: 

Mamá: Se fueron los chicos?

Yo: si, anoche, a las 10 y media.  (….no hablaste anoche con ellos diez minutos antes de que se fueran???…

Mamá: Los acompañaste a la terminal?

Yo: No… sabés que tenía clase ( ….no te dijeron que yo estaba en la clase y que se iban solos…???)

Mamá: mmmmmm!!!!… que mala madre!….

Yo: …. (1, 2, 3, 4, 5, 6….184….)

La variante hubiera sido que yo le dijera si, se fueron anoche y los acompañé a la terminal. Entonces ella hubiera dicho: como??? si yo hablé con ellos anoche y me dijeron que no ibas!!!).

Estos son los momentos en que creo que la oración de San Francisco se refiere principalmente, a mi madre:

Señor, dame Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar.
Fuerza para cambiar las cosas que si puedo, y Sabiduría para reconocer la diferencia.

Dicen que madre hay una sola… dos sería demasiado.

Lo bueno, es que es como un libro abierto sobre las cosas que uno, como madre, no tiene que hacer.

El sábado fue la fiesta del cumple 80 de mi padre.

La gorda le había hecho una torta especial a su abuelo. Fue una historia envolverla, y otra historia mas complicada, iba a ser llevarla.

A la tarde me dijo muy contenta:  nos lleva Eze (el novio desde hace 3 años)…… ahaaaa…..Eze anda con auto???? …….si, claro …..  ah! que bien!

(Eze anda con auto???? …. si hasta el otro día eran chiquitos….. si hace dos días que salieron del colegio…. pero mejor pienso en eso otro día, y seguí con lo que estaba haciendo.)

A la hora prevista, llegó a buscar a la gorda, a la torta y a mi, (en ese orden, claro), en la 4 x 4 de la madre…. (que bien la madre, una 4 x 4!!!….  sana envidia…yo ando en tren o colectivo). La gorda muy sentadita adelante, y yo detrás, con la torta en la falda.

Y de golpe, me abrumó la sensación de “suegra”.

Hasta ahora, y con los novios y novias, siempre había sido de compartir almuerzos, tés  o cenas, a veces charlas informales,  otras no tanto, pero esta vez fue distinto.

Casi casi como la primera vez que en un negocio me dijeron “señora, está atendida ? “… o que mi hijo, el que mide 1.91, mirándome desde arriba (siempre me mira desde arriba) me dijo uy!!!…estás llena de canas!!! mirá vos!… 

Menos mal que todavía,  en el colectivo, jamás me dieron el asiento.

Pasaron por acá:

  • 137,693 Visitas

En que mes andamos

septiembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Páginas

Me encontrás acá:

ana_2059@hotmail.com

Fue en el mes de:

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 45 seguidores