You are currently browsing the tag archive for the ‘Un hombre y una mujer’ tag.

Pensando, entonces, que quizás haya que conocer a 28, o quizás 53, hasta finalmente encontrar esa persona especial, estoy dispuesta a ponerme negra de tomar tanto café, y a  darle una oportunidad a la nueva tecnología. Seguramente habrá gente normal como yo, que busque lo mismo que yo, y que también crea que esta es una alternativa más. Quizás hasta sea divertido. Mientras, sigue la vida de todos los días, el trabajo, la casa, los chicos, los proyectos, la familia, las amigas, y cada tanto algún café.

 

Al principio, parece divertido. A veces, se pierde un poco el sentido de la diversión, y es en esos momentos en los que uno se repite que iban a ser 28 o quizás 53 hasta encontrar al hombre con quien ser feliz, y que no hay que perder esto de vista.

 

El primero en aparecer fue del grupo de los casados mutados en divorciados. Muy hábil (o yo muy confiada?), me despistó muy bien su disponibilidad para salir un sábado a la noche. En estos casos la verdad casi siempre cae sola en cuestión de días y enseguida queda blanqueada la “confusión”. El discurso, el esperable…pero habiendo atravesado una pareja que derivó en divorcio, muchas de las cosas que dijo no sonaba a discurso sino a fiel reflejo de la realidad…ya sabía de qué me estaba hablando, me reconocía en lo que contaba, y no pude hacer otra cosa que escuchar y prestar mi oído. Sabiendo que era otra cosa lo que yo quería, y que la opción de ser la tercera estaba totalmente descartada,  terminamos siendo buenos amigos. Sigo participando.

 

Después de ese primer café, hubo otros. Uno lee muchos mails, y haciendo una selección según los criterios particulares, se llega al café.

 

Entre café y café, descubrí que uno puede tener una idea o una imagen de la otra persona a través del intercambio previo, pero uno sabe casi en el primer minuto de conocer al otro cual puede ser la sintonía, y que esto difícilmente falla. Puede pasar que se tenga un intercambio de mails muy interesante, pero llegado el momento del cara a cara, se cae todo. Hay veces que el diálogo fluye y uno se siente cómodo de entrada, y tres horas pueden parecer veinte minutos. Otras veces hay como un muro bastante difícil de superar y veinte minutos pueden durar una eternidad.

 

 

Hubo algunos cafés y nunca más nada, la gran mayoría. Aunque las charlas fueran buenas y el momento agradable, quedaron solo en eso.

 

Muy pocas veces fueron café y una cena otro día. Y seguir participando.

 

Hubo veces que llegado el momento, ya no tenía ganas de ir, pero igual fui.

 

Hubo veces que llegando, hubiera querido no haber ido, o poder seguir de largo.

 

Hubo veces que fueron charlas muy divertidas, a veces muy interesantes.

 

Y hubo una vez, la última, cuando conocí al hombre con quien ser feliz ….. aunque eso fue bastante tiempo después, y es otra historia. Es la mejor historia de mi vida.

 

Después de ese día, ya no hubo mas cafés. Me encontré con el hombre con quien ser feliz, y hoy casi dos años después, es el hombre que amo.

 

Resulta que hay un mundo inmenso detrás del monitor de una PC.

Hay chats y hay foros, del tema que uno quiera. En todos los diarios se puede comentar. La gente opina, discute, se pelea y hasta se insulta…(como en la vida misma). También hay páginas para conocer gente, santas y non-sanctas. Muchas. Algunas parecen mas serias que otras, algunas son sencillas, algunas son gratis, otras no, pero perfectamente se puede esquivar el pago. Hasta el opus tiene su página de encuentros. Hay de todo, como en botica. Y si eso era hace 6 años, hoy seguramente está totalmente potenciado.

También resulta que internet tiene un efecto increíble sobre mucha gente. A los que son bajos, les agrega centímetros, esto es automático. A casi todos, los rejuvenece y pierden años como por arte de magia. Según me dijeron algunos, 50 es límite, más de 50 suena a viejo… ¿será el mismo concepto que $99,90 suena mas barato que $100?... A los que tienen sobrepeso les quita kilos. A la mayoría de los casados les devuelve la soltería. A muchos que nunca estudiaron los hace licenciados, y muchos trabajos se re-categorizan. Todos, absolutamente todos somos buenas personas, confiables, fieles, divertidos, simpáticos (… ¿quien dijo que este no es mundo maravilloso?)… y pareciera que buscamos lo mismo. Aunque después cada uno hace lo que puede y termina encontrando lo que realmente quiere.

Pero por sobre todo, descubro que hay gente como la que me encontraría a la vuelta de cualquier esquina, o en el trabajo, o en la casa de mis amigas, en el cine, o en el supermercado. Mucha gente como uno mismo, con valores más o menos parecidos, con principios básicamente semejantes, con rollos más o menos comunes…. algunos con historias muy insólitas, pero dentro de los parámetros de normalidad. También hay gente con historias pesadas, con pasado complicado, con preferencias muy particulares, pero estos, son los menos, y también andan por la vida y los podríamos cruzar tomando el tren o en cualquier trabajo.

Es interesante… pago mis cuentas por internet y nunca mas piso un banco, compro libros, vendo mi mesa de ping-pong, leo el diario, hablo con mis amigas que están lejos como si estuvieran acá a la vuelta… hago mil cosas más sin moverme de la comodidad de mi computadora… ¿porqué no podría también conocer al hombre con quien ser feliz?

Estemos de acuerdo o no, nos guste o no… nos alcanza el siglo XXI.

Sigo analizando.

Mis amigas. Tengo amigas y conocidas de distintos lados. De la infancia, del colegio, de la facultad, del trabajo, del colegio de mis hijos, de la vida. Ellas tendrán maridos que tienen amigos que se separan, o amigos, o vecinos, o compañeros de trabajo… Todas saben que estoy separada. Supongo que algún día van a querer o poder presentarme a alguien. Supongo mal. De golpe me doy cuenta que en todo ese tiempo nunca pasó que quisieran presentarme a alguien …. ¿seré yo?…. hago una evaluación crítica de mi misma …. y no, no debo ser yo…. me veo normal por donde me mire, soy presentable, puedo hilvanar tres oraciones seguidas, a veces parezco inteligente, soy autosuficiente y me mantengo sola …. ¿será que no conocen a nadie? … ¿será que los que están en mi misma situación son poco presentables … neuróticos? …..¿seré yo la neurótica?…. ¿será que buscan mujeres mucho mas jóvenes? …(mmmmm…. será esto???!!!??).  NO importa el análisis que haga, la realidad es que tampoco es por este lado.
Mis amigas y todos sus conocidos, entonces, descartados.

El supermercado. Muchos tienen la idea que el supermercado es un buen lugar para conocer gente (by Mónica!). … dos personas que quieren la misma lata de atún al mismo tiempo …lo escuché de hombres y mujeres por igual, hasta en versión vegetariana. Pero el supermercado y yo no somos los mejores amigos… hacer las compras a veces es como una obligación y no es lo que más me divierte, y también creo que hay un mundo mucho más ancho alrededor. Pero nunca se sabe.
El supermercado entonces, no es para descartarlo, pero tampoco para tenerlo muy en cuenta.

El Oso, un amigo, me sugiere otras alternativas: bares… happy hours… after office….. No. No es mi estilo. Es músico y me invita a sus presentaciones … pero con sus amigos andamos en submundos diferentes, fuman marihuana y viven de noche.  Más alternativas descartadas.

Como dice Serrat: “… Fue sin querer…. es caprichoso el azar… no te busqué…ni me viniste a buscar…. ” (hablamos de levante, no?). Es el azar, no se puede saber… pasar, me pasó…. así conocí a mi ex, pero eso parece haber sido hace mil años… en otro tiempo….  le damos una chance, pero no muchas.

Por esa época aparece un libro que habla de Venus y de Marte, que dice que hombres y mujeres hablamos distintos idiomas …(mirá que novedad!!!)… y ahí me entero que los hombres solos viven en unas cuevas cavernarias de Marte, mirando ESPN por la tele, y que es bastante difícil conectarse con ellos.  Y también por esos días uno de los monstruos me manda un mail con el asunto “la foto de mi media naranja“. Era, simplemente, la foto de una media naranja.  Se la reenvío a un montón de gente.

Un amigo que está muy lejos, me responde ¿porqué no probás acá? …era el link a una página de internet.

Ahí me dí cuenta que en las cuevas de Marte, los hombres no solo miran ESPN, sino que también tienen acceso a internet.

Y fiel a lo que decía siempre mi abuela …a Dios rogando y con el mazo dando…. y sabiendo que a las cosas a veces hay que darles un empujoncito para que sucedan, me puse a ver como era.

Era un mundo lleno de gente…. que habla, charla, opina, escribe, se comunica y se conoce.

Como en la vida misma. 

Veinte años después, es volver a empezar.

Para mi, la vida es de a dos. Las cosas pueden ir fantásticamente bien, pero si falta la pareja, es como si a una mesa le faltara una pata. Bien y en pareja, es muchísimo mejor.

Llega la hora de retomar el plan inicial, pero corregido …el de tener una pareja de verdad…. no en vano atravesé un matrimonio….algo habré aprendido en el camino… y supongo que la vida, de alguna manera, me va a llevar a encontrarla. Tarde o temprano se tiene que dar, así funcionó siempre.

Mientras, sigo trabajando…. la casa, los chicos, vivo la vida como viene. Cada tanto, salgo con un abogado, pero no es lo que espero de una relación, no pasé por el divorcio para llegar a este tipo de relación.... entonces, dejo de verlo. Sé lo que quiero, lo que me gustaría, lo que necesito. Pasan los meses, sigue la rutina, el trabajo, las cosas cotidianas, los proyectos nuevos. Salgo con amigos. Esta todo muy bien …. pero falta algo.

Lo que sigue sin aparecer, es el proyecto de pareja. La pareja, el hombre con quien ser feliz …. debería andar por ahí, eso lo tengo claro, quizás pensando lo mismo que yo … pensando que debería ser posible … pero evidentemente  andamos por caminos paralelos, porque no llega, no solo él, el hombre especial…. no aparece ninguno!!! Es como si la única que dejó un hombre libre y suelto hubiera sido yo ! …. todos los demás con los que me cruzo, están casados o en pareja….

Hora de ver que está pasando …. Analizo, entonces, las alternativas.

Mi trabajo. En ese momento, es en una oficina solitaria, cuatro paredes, el chofer y yo. Imposible pensar que el trabajo pueda ser una alternativa.
El viaje al trabajo.  De casa al trabajo y del trabajo a casa, 20 minutos de subte a las 8 de la mañana, otros 20 minutos a las 6 de la tarde…. en seguida cae por su propio peso, todos estamos un poco dormidos a la mañana, y demasiado apretujados y fastidiados a la tarde. En 7 años de trabajo, a 230 días laborales por año, solamente se dio hablar con una persona, y solo porque tenía en la solapa del saco un escudo del colegio y había algo en común. Las probabilidades entonces son imposibles: más de 1600 viajes ida y vuelta para conocer un (1) señor!  Y encima se tiene que dar que el señor esté libre y además, que te guste. Dificilísimo…
Mi trabajo y el trayecto casa-trabajo-casa, entonces, descartado.

Mi hermano y su inmensa vida social. No se puede caminar dos cuadras con él sin que se pare a saludar a alguien. Por un momento pienso que el círculo social inmenso de mi hermano puede ser una buena alternativa. Habrá varios que estén en la misma situación que yo …. hasta que me doy cuenta que mi hermano y su inmenso círculo social son hipercatólicos, y que los hipercatólicos no se separan (por aquello de hasta que la muerte nos separe) … las posibilidades de conocer un viudo, que tengamos afinidad y todo lo que sigue, suenan como remotísimas. También caigo en la cuenta que desde que me separé, nunca hubo un intento de querer presentarme a alguien …. ¿será que separarse, bueno … sucedió… pero de ahí a volver a estar con un hombre… ese es otro tema?…. 
Mi hermano y su intensa vida social, entonces, descartado.

Sigo pensando.

Pasaron por acá:

  • 135,521 Visitas

En que mes andamos

abril 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Páginas

Me encontrás acá:

ana_2059@hotmail.com

Fue en el mes de:

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 45 seguidores